Tips para conseguir financiamiento para tu proyecto creativo

Financiamiento Para Tu Proyecto

Esto debes tomar en cuenta para enfocarte, eliminar toda confusión y acelerar el proceso de financiamiento para tu proyecto creativo.

Si estás leyendo esto, es probable que estás listo/a para dar el siguiente paso o que estás iniciando a explorar tus opciones para hacer crecer tu empresa, creativa o no. Tal vez estás en el camino pero te abruman un poco las negociaciones. Con tantos tipos de acuerdos de inversión, puede resultar confuso navegar.

Cuanto antes tengas fondos para un acuerdo que funcione para ti y tu equipo, antes podrás comenzar a expandir tu producto o servicio. Te compartimos algunos tips para conseguir financiamiento para tu proyecto:

Paso #1: La conversación de apertura

Inicia la conversación con inversores potenciales contando tu historia. Los inversores (al menos en la etapa inicial) quieren tener una idea de cómo comenzaste, cómo llegaste a donde estás y por qué haces lo que haces.

Los inversores están depositando su fe en el equipo, por lo que hay algunas cosas que debes considerar hacer y no hacer para estos primeros acercamientos.

Tu historia es tu pitch

Contar la historia de su empresa es una forma bastante fácil y natural de iniciar la conversación para ponerlos al día y, con suerte, generar entusiasmo.

  • Ten cuidado de ser demasiado informal. Las reuniones de inversionistas se tratan de evaluarte a ti tanto como tú los evalúas a ellos.
  • Intenta formular la historia de tu empresa en una parte interesante y memorable de tu discurso. No ocultes nada y nunca mientas, pero también enfatiza los aspectos positivos y posiciona los negativos como algo que has identificado y que ya estás abordando. Un enfoque basado en datos duros siempre es lo ideal.

Cuidado con los excesos

Intenta compartir suficiente información para entusiasmar a los inversores, pero no compartas en exceso.

  • No establezcas muchas expectativas concretas o demasiado optimistas sobre el desempeño o las proyecciones financieras. Si lo haces y te rechazan (lo que suele ocurrir en estas ocasiones), será difícil volver un año después para compartir el progreso.
  • Si haces esto, te arriesgas a crear una situación en la que parece que se tuvo un rendimiento inferior. El inversor, en este caso, podría preguntarse por qué no alcanzaste esos objetivos iniciales, poniéndote en una mala posición para responder.

Di “no” a la negatividad, ¡las cosas no podrían ser mejores!

Independientemente de los desafíos que pueda enfrentar, es imperativo que mantengas una perspectiva positiva y segura.

  • El lenguaje corporal, un discurso confiado y una actitud de “las cosas no podrían ser mejores”, son necesarios para lo que podría ser una larga fase inicial en la búsqueda del inversor adecuado.
Se puede aprender bastante de las experiencias de otros: Alva Majo nos cuenta su versión en España.

Paso #2: Amistades y networking, sí o sí

Proyectar una amplia red y conocer el valor de un respaldo de terceros son áreas clave en las cuales centrarse en las primeras conversaciones con los capitalistas de riesgo. Profundiza en tu lista de contactos para encontrar relaciones que puedan resultar valiosas en las presentaciones iniciales.

  • Comunícate con viejos conocidos, compañeros de la universidad o escuela y compañeros de trabajo para encontrar quién podría tener conexiones que podrían ser útiles. Eso incluye abogados, contadores, inversores en otras industrias (nunca se sabe quién podría ser una buena referencia) y puede que solo se necesite uno para encontrar el socio futuro adecuado.

Que no te gane la timidez

Toma respaldo en la creación de redes o networking:

  • No cierres las oportunidades futuras concentrándote solo en una o dos firmas de capital de riesgo; habla con tantas como te sea posible. Ten en cuenta que quizá no obtendrás una reunión o tal vez ni siquiera una respuesta de muchos de ellos.
  • Cuanto más practiques tu discurso a los inversores, más aprenderás sobre lo que les resuena y lo que no.
  • Los inversores también pueden presentarte más inversores (incluso si se niegan a invertir ellos mismos), y esto ayuda a expandir tu red por un gran margen.

La publicidad es un respaldo de terceros

Las relaciones públicas y la publicidad definitivamente pueden darle credibilidad a ti y a tu proyecto desde el inicio, y el respaldo de terceros en forma de artículos positivos de cuentas de medios puede ayudar a empujar a un inversionista a decirte “sí”.

Consigue a un buen abogado

Definitivamente necesitas a un buen abogado: cerrar un trato puede conllevar mucho trabajo. También es importante mantener actualizado tu casillero de diligencia a medida que avanzas para que no tengas docenas de archivos (o personas) para rastrear cuando sea el momento de cerrar.

Espera a contratar un banquero

Un tipo de ayuda profesional que puedes NO tener en tu equipo al inicio, es un banquero de inversiones.

  • Los banqueros pueden ser útiles en rondas posteriores, pero en esta etapa, los inversionistas quieren tratar contigo directamente y quieren saber que eres capaz de recaudar dinero, pues es una habilidad muy importante para un CEO.
  • Incluso, muchas veces los inversionistas en etapa inicial ni siquiera considerarán invertir en una empresa que tenga a un banquero que los represente por esta misma razón.
En Colombia, Tati Uribe nos comparte otro tipo de consejos, ¿ya habías sabido de éstos?

Paso #3: ¡Tienes a una gran oportunidad esperándote! Pero, ¿es la oportunidad correcta?

No digas que sí a la financiación por miedo. Di que sí porque es un trato que tiene sentido para ti.

  • Generalmente hay tres tipos de financiación: acuerdos de publicación, capital de riesgo e inversores estratégicos. Cada uno tiene sus pros y sus contras, pero es importante asociarse con personas que comparten sus objetivos a largo plazo.
  • Por ejemplo, en el caso de la industria de los videojuegos, si deseas ser un estudio de múltiples juegos con múltiples éxitos y hacerlo público, el capital de riesgo podría ser la opción indicada para tu enfoque.
  • Saber quién eres y hacia dónde vas y lanzarte en esa dirección con confianza, es de gran ayuda.

Presenta tu visión con confianza

Los inversionistas necesitan escuchar tu elevator pitch, o sea, un discurso con duración de 20 segundos: mantenlo atractivo, conciso y coherente con tu visión.

  • En el caso de las estrategias, debes buscar que los intereses de ambas partes queden alineadas. Nunca hay una respuesta correcta o incorrecta, solo depende de cuáles sean tus objetivos.

Paso #4: Lo que debes hacer y lo que no debes hacer

Lo que debes hacer

  • Siempre ten la mentalidad de ventas, vende a como dé lugar. Habla con tantos inversionistas como puedas.
  • Conviértelo en un juego de números: cuantas más personas sea con las que hables, es más probable que una de ellas sea una buena opción para una inversión.

Lo que no debes hacer

  • Evita aislar tus conversaciones con otros inversores. No mantengas en secreto que estás hablando con otros inversionistas; esto es fundamental para evitar los rumores.
  • La comunidad inversora es más pequeña de lo que crees, nunca sabes qué inversionistas se conocen entre sí.
  • Conocer la etiqueta básica sobre lo que puedes decir, lo que no puedes o no debes decir, puede ayudarte a largo plazo. Nunca quemes puentes, pero también reconoce cuándo un trato no es para ti y alejarte.

Lo que puedes hacer

  • Es importante mantener a los inversores potenciales actualizados y entusiasmados con tu progreso, pero también hacerles saber que es posible que su acuerdo no dure mucho tiempo.

Lo que no puedes hacer

  • Una vez que recibas una oferta, no es ético compartir esos términos con otros inversores y comparar la oferta… aún así, puedes informar a otros inversores que tienes una oferta y que necesitas tomar una decisión rápidamente.
  • Casi siempre lo mejor para el inversionista es esperar y ver qué sucede, y nadie quiere ser la primera persona en ofrecer una inversión. Eso es lo que lo hace complicado, así que siempre debes manejarte con claridad y honestidad, además de asegurarte de “vender” tu empresa de la mejor manera posible.

Paso #5: Reconoce cuándo acercarte y cuándo correr

En promedio, cerrar un trato lleva alrededor de un mes o, a menudo, más. Saber cuándo marcharte puede marcar la diferencia.

  • En ocasiones y muy comúnmente, por ejemplo, un inversionista que puede haber llegado a un acuerdo contigo termina pasando meses renegociando el trato, incluso después de haber acordado los términos. Hasta podría parecer que cada conversación conlleva un nuevo cambio, en este caso, lo mejor es alejarse a pesar del tiempo invertido.
  • Negociar los términos es una gran parte del proceso y suele ser largo. Tener un buen abogado se vuelve clave para tu futuro financiero como empresa.

Evita la opción de compra

Los inversionistas estratégicos pueden intentar ofrecerte una opción de compra para adquirir tu empresa en el futuro a un precio establecido en el presente. Esto podría no ser bueno para ti por varias razones:

  • Esta opción limita tu ventaja, prácticamente puede hacer que te sea imposible volver a recaudar dinero puesto que excluye cualquier inversión futura de cualquier persona que no sea el titular de la opción.
  • Ejemplo de lo anterior: como inversionista no vas a invertir en una empresa con la esperanza de duplicar o cuadriplicar dinero porque la empresa puede ser adquirida a un precio predeterminado por su primer inversionista que estableció la opción de compra.

Evita estancarte en la negociación

  • El cierre es un proceso de negociación en general, así que evita un punto muerto si puedes y apunta a ganar-ganar cuando sea posible.
  • Algunos inversionistas son negociadores en los que todos ganan y que tratan de conseguir el mejor trato posible sin tener en cuenta a los fundadores; éstas no son personas con las que desearías trabajar.
  • Si estás tratando con un inversionista que es codicioso o demasiado exigente, y parece que no tiene alternativas, es un lugar difícil para estar. Esto realmente se reduce a si puedes permitirte correr el riesgo de tener nada.
  • Si matas el trato y te vas, solo evita quemar puentes. Es importante mantener siempre las relaciones, ya que es una industria pequeña y nunca sabes con quién terminarás trabajando en el futuro.
  • No podemos recalcarlo más: sigue buscando para encontrar grandes inversionistas y socios a largo plazo con objetivos similares a los tuyos.

Las “esposas de oro”

  • Dependiendo de tus propios objetivos personales, tu nivel de comodidad al comprometerte a reinvertir opciones o firmar una cláusula de acuerdo de un año, puede variar.
  • Si bien es razonable que un inversionista sepa que el equipo de liderazgo estará presente por un tiempo, existe un equilibrio en cuanto a lo que te sientes cómodo aceptando.

Conclusiones

Por último, es útil mantenerte en contacto con los inversionistas que conoces en el camino; es posible que esté buscando su próximo proyecto a financiar antes de lo que crees.

Ahora que eres consciente de los posibles obstáculos cuando te encuentras en las primeras rondas de recaudación de fondos para tu proyecto creativo, esperamos que estos tips puedan guiarte hacia una ronda de financiamiento exitosa, más fluida y rápida.

¿Conoces más tips para el financiamiento de tu proyecto creativo? ¡Compártenos y síguenos en las redes sociales!

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

Comparte este post con tus amigos!

Comparte
A %d blogueros les gusta esto: