Keiko Nobumoto y su legado humanista en el ánime

Keiko Nobumoto

Keiko Nobumoto ha influido a tantos que sería complicado identificarlos a todos.

Durante su carrera como escritora de más de tres décadas, Nobumoto abrió senda en el anime, el cine, los videojuegos e incluso la ficción impresa.

Aunque su bibliografía podría parecer engañosamente corta, cada producción importante a la que prestó su talento se convirtió en un titán por derecho propio y revolucionó la ficción, tanto animada como interactiva.

Su ser quedó plasmado en esas producciones, inspirando a otros creativos a dar vida a sus mundos y a los personajes que los pululaban.

Orígenes

Nobumoto aprendió de los mejores en el negocio. En 1987, se graduó de la Anime Scenario House de Takao Koyama, donde estudió bajo la luz de Time Bokan y Dragon Ball Z.

Más tarde, en éxitos como Sailor Moon y Galaxy Angel, aportó su sello distintivo de la escritura, en el que normaliza situaciones fantásticas a través de una caracterización profunda y el diálogo.

De la misma manera, la influencia del estilo de escritura humanista, impulsado por el carácter de Koyama, se puede ver en muchas de las obras de Nobumoto. Sus guiones a menudo describen los escenarios más remotos imaginables, pero rara vez se pierden en las marañas narrativas debido a su buen ojo para los personajes humano bien arraigados.

Macross Plus

Nobumoto 1.Png

Esto se ejemplifica en Macross Plus de 1994, la primera de muchas colaboraciones de Nobumoto con Shinichiro Watanabe.

Plus fue un soft-reboot para la serie de “mechas” de diez años atrás, tanto en términos de estilo como de tono.

El guión de Nobumoto tomó las características de la franquicia y les dio la vuelta, inyectando a la serie la premisa de “los ‘mechas’ conocen a las ‘idols’” con una vena anticapitalista apenas presente en la obra original.

Su Macross también es explícitamente feminista, preocupada por las formas en que el capitalismo mercantiliza a las mujeres, así como por los roles reductores que a menudo se ven obligadas a desempeñar cuando los hombres luchan y matan en su nombre durante la guerra.

Es aleccionadora, centrada en un conflicto a pequeña escala, y que marcó un tono que el creador de la serie Shoji Kawamori más tarde desarrollaría con Macross Zero.

Además, se podría decir que Nobumoto predijo el surgimiento de Vocaloids y Vtubers con la malévola estrella del pop holográfica, Sharon Apple.

Cowboy Bebop

Nobumoto 2.Png

Pasarían cinco años hasta el lanzamiento de la próxima colaboración de Watanabe y Nobumoto, Cowboy Bebop.

Mientras el proyecto languidecía en el infierno del desarrollo gracias a su aparente falta de comerciabilidad, Nobumoto escribió Those Were The Days (Hakusen Nagashi), un drama romántico centrado en dos adolescentes de Hokkaido, quienes ya no lo son.

La serie (coescrita por Yūki Harada) resultó lo suficientemente popular como para generar varios especiales de televisión y una novela, todos escritos por Nobumoto.

Generalmente considerado en Occidente como un trabajo menor de la escritora, Days habla de la naturaleza arraigada de las narrativas de Nobumoto en su completa falta de elementos futuristas o fantásticos.

En el centro de sus guiones hay seres humanos complejos y con defectos, no tradiciones complejas o figuras ideológicas, y Days ejemplifica eso.

Una vez que Bandai Visual se hizo cargo de la producción de Cowboy Bebop y puso en marcha el proyecto, Nobumoto se encargó de las tareas de composición de la serie y trazó el curso narrativo para Spike, Jet, Faye y los demás, junto a Watanabe y el equipo de Sunrise.

A diferencia de Plus, que consta de cuatro partes, Nobumoto no escribió el guion de cada episodio, sino que trabajó junto con un equipo de nueve escritores para darle vida al programa.

Este proceso, aunque común en series más largas, está muy en el espíritu de la propia escritura y aparente intención de Nobumoto.

Una de las razones por las que Bebop funciona tan bien es la estructura no lineal que surgió del proceso, que evita la narración típica de la ópera espacial serializada que favorece un enfoque en “el problema de la semana”, muy parecido a Star Trek, pero menos imperialista.

Esa estructura es clásicamente Nobumoto en la forma en que centra las voces humanas sobre la exposición y la construcción del mundo.

Aunque escribió nueve episodios (incluido el final de dos partes) y aunque su composición es la columna vertebral narrativa de la serie, el humanismo de Nobumoto se ejemplifica por cuánto de este mundo es proporcionado por otros escritores.

Cada escritor de Bebop tiene un sabor único en su trabajo, desde los episodios cerebrales más lentos de Dai Sato hasta los más emocionantes y extravagantes de Michiko Yokote.

La combinación de esos sabores radicalmente diferentes pero complementarios es lo que hace destacar a Bebop, ya que un enfoque más estructurado y orientado a los detalles probablemente habría hecho que la serie fuera idéntica a sus contemporáneas.

Pero es la adherencia general a la filosofía de escritura basada en personajes de Nobumoto lo que une todas esas partes dispares en un todo sublime.

Las inclinaciones humanistas de su composición enmarcan y contextualizan las contribuciones de cada escritor, lo que da como resultado un espectáculo lleno de personajes tan multifacéticos como el proceso de escritura que los engendró.

De hecho, Nobumoto atribuyó el éxito de la serie a ese enfoque complejo: “Lo cierto es que todos tienen distintas facetas, cuando hablamos de quienes somos”, dijo Nobumoto a ANN en 2018.

“En toda vida, hay distintas etapas en las que cambias. En lo que respecta al director, decimos que son tres dimensiones y que se aborden esos diferentes aspectos”.

En la misma entrevista, Nobumoto se refirió a los personajes de Bebop y el ímpetu detrás de sus creaciones. “La retórica del director Watanabe fue, ‘hagamos algo que queramos ver’”, recordó Nobumoto.

“Nuestro público objetivo no eran los niños, sino nosotros y nuestros compañeros. La verdad es que los niños quieren ver lo que ven los adultos. Entonces, esa fue quizás una de las razones por las que atrajo a una audiencia amplia.”

La influencia de Bebop en la industria del anime está bien documentada y no es necesario repetirla al recordar la obra de Nobumoto. Pero esa influencia no se debe únicamente a la estética y la ambientación.

Sin una composición impulsada por los personajes que guíe al equipo, abierta a la participación creativa y la colaboración, el programa probablemente se habría esfumado entre las estrellas de todos los demás animes sobre viajes espaciales de finales de los 90.

“Tengo que decir”, reflexionó una vez Nobumoto, “todavía no estoy segura de lo que hace un ‘compositor de series’. Pero si Spike dijo algo que él no diría, yo sería la encargada de decir que no está bien.”

Tokyo Godfathers

Nobumoto 4

Después de Bebop, Nobumoto escribiría la “intercuela” de la película de la serie, Knockin ‘on Heaven’s Door, antes de centrarse en uno de sus proyectos más importantes: coescribir Tokyo Godfathers de Satoshi Kon.

Kon estaba tan impresionado por el trabajo de Nobumoto que previamente le había pedido que le ayudara a escribir su obra de terror psicológico, Perfect Blue, de 1997, pero lo rechazó debido a su carga de trabajo de Bebop.

Los dos habían trabajado anteriormente en la película de 1991 de Katsuhiro Otomo, World Apartment Horror.

Tokyo Godfathers podría considerarse un distractor para Nobumoto, considerando que Plus y Bebop afianzaron su lugar como escritora de anime de ciencia ficción. Pero, en realidad, Kon vio su trabajo por lo que era: impulsado por la personalidad, rico en diálogos y con énfasis en el desarrollo del personaje.

Estos tres sellos son el núcleo de Godfathers, que Kon dijo que era una “obra de personajes”, destinado a centrarse menos en la progresión de la trama y más en el estado de los personajes.

“En el guion conjunto, dimos la bienvenida a Keiko Nobumoto, una amiga con la que bebemos”, bromeó Kon a una revista japonesa en 2002. “No, no, espera… [ella escribió] Hakusen Nagashi y el anime Cowboy Bebop. La personalidad de Nobumoto-san, que crea personajes con una mirada cálida y gentil, y yo, a quien le gusta el material y la composición engañosos y cobardes, hacemos buena mancuarna.”

Él continuó. “Es una obra de teatro. Hasta ahora, los dos trabajos anteriores fueron producidos y editados para enfatizar en el progreso de la historia más que en el personaje. O más bien, debido a varias restricciones, tuve que hacerlo. Pero en el nuevo trabajo, hago escenarios y guiones gráficos con énfasis en cosas como la realidad de que el personaje está ahí.”

Este enfoque impulsado por la realidad es lo que convierte a Tokyo Godfathers en una película tan vigente, casi dos décadas después.

La animación exuberante y fluida de Kon, meticulosamente guiada como siempre, no se estaba utilizando para representar el descenso de un ídolo del pop a la psicosis o contar la historia de vida psicodélica de una actriz moribunda.

En cambio, gran parte de Godfathers se demora en los movimientos faciales y los gestos físicos de sus protagonistas sin hogar.

Producida en un momento en que la población sin hogar de Japón comenzó a enfrentar una mayor brutalización y estigmatización sistémica, la película es una protesta desafiante contra la deshumanización de dicha población.

Junto con Kon, Nobumoto argumentó que un fugitivo que apuñaló a su padre, una mujer trans con una inclinación por deformar la verdad y un borracho que abandonó a su familia eran tan heroicos y dignos de respeto como los protagonistas más “convencionales”.

Tokyo Godfathers es una película muy política en quien considera digno de empatía y a quien señala para burlarse, y fue el ojo de Nobumoto para la delicada humanidad, por lo que Kon confió en ella para ayudar a darle vida.

Wolf’s Rain

Nobumoto 5

El último proyecto de anime a gran escala de Nobumoto sería Wolf’s Rain, a veces comercializado en Occidente como una especie de sucesor de Bebop.

Pero a pesar del regreso de muchas luminarias de la serie de 1998, Wolf’s Rain es una bestia decididamente diferente por completo.

El programa, que sigue a un grupo de jóvenes apuestos que se transforman en lobos, es una mezcla a menudo obtusa de ciencia ficción ambientalista y ficción especulativa.

En gran parte abierta a la interpretación, la serie se centra en la búsqueda perpetua del paraíso por parte de los hombres y la muerte y destrucción que tienden a seguir a su paso.

Lo que hace que Wolf’s Rain sea especial es lo diferente que es de la producción habitual de Nobumoto. Al igual que Bebop, la serie está escrita por un equipo ecléctico de creadores que cada uno aporta sus propios sabores y estilos a la mesa.

Pero a diferencia de los proyectos que había escrito hasta ahora, el mundo de Rain y su tradición fueron completamente obra de Nobumoto: ella tiene todo el mérito de la historia única de la serie y es la única creadora de su ficción general. Incluso el director del programa, Tensai Okamura, se adelanta a darle ese crédito.

“Bueno, yo era el director de Wolf’s Rain, pero la escritora de la historia fue Keiko Nobumoto”, dijo Okamura a ANN en 2017.

“Sin embargo, no estoy seguro de si tuvimos una comunicación muy completa sobre todo eso. Cuando Nobumoto-san escribió la historia, estaba un poco intrigada por los dos aspectos diferentes de los lobos. Ser noble, ya sabes, la existencia digna de los lobos en el folclore y el carácter muy violento de los lobos reales, y cómo es una caracterización conflictiva. Sin embargo, desde el punto de vista de un chico, no estoy seguro de poder decir que yo mismo realmente entendí su intención”.

Nobumoto 6

Wolf’s Rain es, quizás, la serie que aclara las visiones del mundo de Nobumoto mejor que cualquiera de sus otras creaciones. En él, la narrativa castiga a los hombres que colonizan y mercantilizan los cuerpos de las mujeres, y compara sus deseos patriarcales con las mismas inclinaciones que provocan guerras y contaminan el planeta.

En otras palabras, el subtexto en sus trabajos anteriores se convierte en texto más explícitamente que nunca aquí. A veces criticado por su complejidad y supuesta inescrutabilidad, Wolf’s Rain expone mejor la profundidad ideológica y filosófica de Nobumoto, sin alejarse nunca demasiado de su elenco principal de niños dañados y asustados.

Después de Wolf’s Rain, Nobumoto no volvería a dirigir un anime completo.

Otras obras

A lo largo de los años, contribuyó con guiones para Samurai Champloo, Space Dandy y Carole & Tuesday, pero continuó trabajando en gran medida en películas de acción real y televisión.

Las entrevistas con Nobumoto son escasas, y no está claro si la insatisfacción con el final de Wolf’s Rain (la serie se vio obligada a terminar en un OVA, ya que la transmisión televisiva tuvo que acomodar cuatro episodios de recapitulación) la impulso a no querer trabajar en una serie completa nuevamente.

Cualquiera que sea el caso, la mayoría de los fanáticos del anime occidental dejaron de escuchar de Nobumoto después de Wolf’s Rain, y solo las producciones de Watanabe antes mencionadas nos dieron vistazos demasiado breves a su impecable guion.

Un curriculum sólido

Si bien es fácil confundir el hecho de que la bibliografía de Keiko Nobumoto es tan corta como es, hay que considerar el peso de su producción cuando se menciona.

Macross Plus ayudó a mantener el boom de los OVA de los 80 hasta los 90.

Cowboy Bebop presentó al medio a toda una generación de fanáticos occidentales.

Tokyo Godfathers es recordado no solo como uno de los mejores animes de Satoshi Kon, sino también como un anime queer vital.

Y Wolf’s Rain ha disfrutado de una reevaluación, en los últimos años, en sus propios términos, alejándose del bombo publicitario de Cowboy Bebop.

También vale la pena señalar que Nobumoto escribió la ambientación y contribuyó a los dos primeros juegos de Kingdom Hearts, una de las series de videojuegos más prolíficas de todos los tiempos, con una tradición expansiva y complicada que está firmemente arraigada en las ideas de Nobumoto.

Nobumoto 7.Png

En otras palabras, la influencia de Nobumoto no se puede medir correctamente en la producción en bruto, como la mayoría de los grandes artistas.

En cambio, es mucho más ingenioso mirar cada serie, película y juego individual al que ella prestó su talento, y rastrear la influencia de esas cosas en sus respectivos medios.

Apreciada por todos los que trabajaron con ella, la reputación de Nobumoto como una delicada humanista con ideas radicales sobre la intersección de género, política y ambientalismo la puso al volante de series de las que seguimos hablando décadas después.

Ella cambió el rumbo cuándo se hablaba sobre temas sociales, y nunca tuvo miedo de centrar la vulnerabilidad de las mujeres y los hombres en una industria dominada por la masculinidad.

Nunca habrá otra como Keiko Nobumoto. Pero habrá miles que lo intentarán.

Fuente: AnimeNewsNetwork.com

Suscríbete a nuestro boletín de noticias.
A través de nuestro boletín te mantendremos informado de todas nuestras novedades y noticias más importantes.  

Artículos relacionados

Respuestas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: