Celso Piña: De Monterrey pa’l mundo entero

5 min


0
Celso Piña
Celso Piña

¿Recuerdas la primera vez que conociste al rebelde Celso Piña? Échate un rato de nostalgia con estas grandes anécdotas de nuestros colaboradores en La Sultana del Norte.

Entre ayeres y cumbias

Recuerdo la primera vez que lo escuché. Yo era un joven acostumbrado a escuchar rock, desde bandas clásicas inculcadas por mis padres como The Beatles y Rolling Stone, hasta recientes como Foo Fighters y Rage Against the Machine. Mi acercamiento con la cumbia y géneros latinos era bastante escaso.

Era el año 2001, me encontraba en casa viendo canales de vídeos musicales, tan pocos como en aquellos ayeres aun en televisión de paga, y teníamos que esperar que la televisión mostrara las “novedades” o algo bueno de vez en cuando se trataba de descubrir nueva música. Sí, así era. Fue cuando lo escuché… Era un sonido muy rítmico, algo diferente, no era rock pero igual de intenso. Me hacía sentir con energía, con una mezcla de sonidos, rebeldes, y desafiantes a lo que estaba acostumbrado a escuchar. Esperé a que saliera el título de la canción, su nombre: «Cumbia sobre el Río», y el autor, Celso Piña.

El rebelde del acordeón

Celso Piña, “El Cacique De La Campana”, también conocido como “El Rebelde Del Acordeón”, era un músico multi-instrumentista y compositor, innovador en la fusión de estilos musicales con la cumbia.

Nació el 6 de abril de 1953 en la colonia “La Independencia” en Monterrey, Nuevo León, siendo el primero de 9 hijos de una familia humilde. Su madre, María Tita Arvizu, dedicada al hogar; su padre, Isaac Piña, talabartero.

Celso Piña fue un niño vivaz, juguetón, e hiperactivo. Su primer trabajo lo tuvo a los 7 años recogiendo fruta, también trabajó en la tienda de su tío saliendo de la escuela, cuando pasó a cuarto año de primaria, y en una tortillería; su infancia transcurrió entre diversos trabajos y el juego. Llegada su adolescencia, trabajó en la intendencia del Hospital Infantil de Monterrey.

En varias entrevistas, Celso Piña menciona que su gusto por la música inició cuando en su adolescencia su familia se cambió a vivir al Cerro de La Campana en Monterrey. El ritmo de moda en ese barrio era la cumbia colombiana, y no tardó en agarrarle el gusto: a los 15 años comenzó a tocar el acordeón, ese instrumento que fuera su obsesión e identificación en su historia musical, al tomar como inspiración artistas como Alfredo Gutiérrez, fundador del grupo Los Corraleros De Majagual, originarios de Colombia.

Su primer acordeón le fue obsequiado por su padre, hasta él mismo se lo arregló; Celso siempre disfrutó del apoyo de su padre, quien lo impulsó y motivó emocionado por el camino musical de su hijo.

«Yo prefería quedarme encerrado con mi acordeón y con el disco, que salir a buscar muchachas a la Colonia Roma.»

Celso Piña

Celso fue un autodidacta en el aprendizaje de su instrumento, tardándose solo 6 meses en sacar su primera canción de oído. Su gusto por la música y la pasión por tocar el acordeón generó problemas con su mamá, pues ella no quería que él se dedicara a la música y le preocupaba que descuidara su trabajo en el hospital, creía que no tendría futuro como músico. No fue hasta que comenzó a tocar con grupos en diversas reuniones de su colonia, cuando empezó a recibir una remuneración económica; su mamá terminó aceptando su vocación.

238586780 1867581880069725 4262523471192214046 N 1
Celso Piña por el artista regiomontano Gera Rodela en Neoleon 2025.

La Ronda Bogotá

Celso Piña se integró a varios grupos musicales en los que tocaba el güiro, el bajo y otros instrumentos en un estilo musical tropical.

Inconforme por sus colaboraciones y en su búsqueda por lograr interpretar con su acordeón la cumbia colombiana, en 1975, con el apoyo de 3 de sus hermanos, Enrique en el bajo, Eduardo y Juana la tumba y haciendo coros, formaron “La Ronda Bogotá”, aunque el éxito no llegó inmediatamente.

Celso cuenta en muchas de sus entrevistas que se “las vieron duras”, pues la música que ellos interpretaban no era del gusto para las disqueras ni a los empresarios de los bailes, pues ellos no encontraban nada atractivo en el sonido colombiano de Celso Piña.

«Pero esta música, ¿por qué no se toca en vivo? No, pues, ¿quién la va a tocar en vivo? Pues yo la voy a tocar, compadre… ¡Y ahí ‘tá! Ya hace 20 años (de eso).»

Celso Piña

Isaac Piña, padre de Celso, comenta en una entrevista que su hijo recibió muchas críticas, ya que querían que él tocara música tropical, no así la cumbia colombiana. A Celso eso no le importó porque él quería imponer su estilo musical; aunque en las disqueras lo rechazaran, él no se rindió, hasta que conoció al “Indio Jiménez”, director artístico de la fábrica de discos Peerless, fue así que logra grabar su primer disco de donde se desprendería su primer sencillo “La Manda”, la cual se volvería un éxito en su tierra natal, obteniendo la atención de los medios locales.

Comenzaron a despuntar y el nombre del grupo cambió a Celso Piña Y La Ronda Bogotá, lo cual creó desconcierto con varios integrantes de su grupo que no eran familiares, formando su propio conjunto. Así, más grupos comenzaron a surgir imitando el estilo de la Ronda Bogotá, lo que frustró a Celso, ya que las cualidades de su música eran ahora el impulso para el éxito de muchos de ellos.

El Gran Silencio y el salto a la fama

Un día, invitaron a Celso al Barrio Antiguo en Monterrey, donde conoció al bajista (ahora ex integrante) de El Gran Silencio, banda que para ese momento ya se había posicionado en la industria musical, cosechando éxitos y teniendo seguidores en toda la República Mexicana.

En sus inicios, ellos fueron influenciados por la sonoridad de la música de Celso Piña, ahora serían la inspiración para que Celso encontrara el sonido que daría vida a su nuevo disco, basado en ese ritmo chúntaro que El Gran Silencio le mostrara. En esa retroalimentación musical, lograron algo diferente mezclando sonidos y ritmos.

«Hicimos algunas muestras, se las llevamos a mi compañía, y dijo la compañía: ‘suena padre, suena bien, suena como a reggae, como a vallenato, como a rock n’ roll, como a blues

Celso Piña

Y es así como surge el álbum “Barrio Bravo”, mismo que lo llevaría a la fama y que alcanzaría las 450 mil copias vendidas. De este álbum se desprenderían los temas: Cumbia Poder a dúo con El Gran Silencio, Aunque no sea Conmigo a dueto con Rubén Albarrán, tema interpretado por otros artistas como el cantante Bumbury. El disco también contiene colaboraciones con Lupe Esparza de Bronco, Pato Machete y el Blanquito Men.

Celso Piña dejó un gran legado musical que traspasó fronteras, influenciando nuevas generaciones y logrando su permanencia en el gusto musical colectivo. Él mostró que no importa de dónde vienes, sino a dónde vas, creer y defender tus sueños e ideales. Un gran músico nacido en La Sultana del Norte, pa’ todo el mundo.

5 Datos curiosos del gran Celso Piña

  • La primera canción que aprendió a tocar se llama “Si Mañana”.
  • El ingenio de su padre fue lo que le ayudó a tener sus instrumentos: le armó un bajo eléctrico a base de una guitarra eléctrica y le hizo su conga con aros de madera y piel.
  • Celso Piña conoció a su amada Colombia hasta el año 2010.
  • Grabó su primer disco en 1980.
  • Celso Piña conoció a Gabriel García Márquez, a quien hizo bailar con su cumbia colombiana.
  • Recorrió todo Asia, Europa, América y África gracias a su música.

Disfruta el legado de Celso Piña:

Sigue el arte urbano de Gera Rodela:


¿Gusta? ¡Compartir con tus amigos!

0

¿Cuál es tu reacción?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win
carolives

Carolives is a Latin American content creator, artist & marketer. | Carolives: creadora de contenido + mercadóloga + artista en LATAM.
Suscribir
Notificar de
guest

0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x