6 Consejos para crear tu propio estudio de videojuegos

Crear Tu Propio Estudio De Videojuegos

Esto es lo que debes saber antes de crear tu propio estudio de videojuegos.

Al crear tu propio estudio de videojuegos existen desafíos que debes anticipar, desde las preguntas prácticas y tangibles en las que sin duda comienzas a pensar: ¿Cómo se registra como empresa? ¿Dónde estará ubicada tu empresa? ¿Qué tipo de talento necesitarás contratar? ¿Cuánto dinero necesitas?

Pero también hay una gran cantidad de obstáculos inesperados, aspectos que ni siquiera pensaste que entrarían en juego. Realmente solo puedes conocer esto una vez que ya hayas pasado por el proceso de creación de un estudio, pues el aprendizaje real no se da en un ambiente estructurado sino en la práctica. En Plethora Network te compartimos los consejos más relevantes al respecto:

Lección #1: Admite lo que sabes y lo que no

Nunca subestimes la importancia de contratar especialistas. Sé consciente de cuáles son tus áreas de especialización y no intentes hacer un trabajo que no sea el tuyo o sobreestimar tus capacidades solo por ahorrar dinero.

Sí, estudia lo que te interesaría aprender o especializarte más en cursos de Udemy o Coursera, pero la realidad es que necesitas saber lo que no puedes hacer para poder encontrar de manera más rápida a alguien que pueda encargarse de lo que no sabes hacer, o al menos aconsejarte sobre ello.

Junta a tu equipo y que cada uno enumere sus fortalezas y debilidades individuales, a partir de esto podrán identificar áreas de oportunidad y contratar a personas especializadas en los ámbitos que les falte cubrir. Un buen abogado y un buen contador no deben faltar.

Lección #2: Piensa muy bien con quién vas a co-fundar tu empresa

Construir un estudio sobre bases sólidas es crucial, lo que significa que debes asegurarte de comenzar tu estudio de videojuegos con la persona adecuada.

Una vez escogiendo a tu co-fudador (a), tomen un momento para escribir todas sus motivaciones personales más honestas, esperanzas y sueños que esperan lograr en su empresa tanto para la misma como para ustedes mismos (as), que ambos estén de acuerdo y revisen con regularidad su lista. Dirigir un estudio se trata de administrar las comunicaciones y las relaciones, saber qué te motiva a ti y a las personas que te rodean. Esto hará que tomes decisiones informadas y permitirá que todos en el estudio encuentren un lugar adaptable a ustedes mismos y a las personas que trabajen en él.

Elegir bien a tus fundadores significa tener todos los puestos clave cubiertos, ser amigos es solo una ventaja. Por lo general, es una buena idea que uno de los fundadores se concentre en los aspectos creativos y el otro en los aspectos comerciales.

Un aspecto a tomar en cuenta es la realidad de la industria de los videojuegos en LATAM, además de revisar casos de éxito.

Lección #3: Piensa muy bien en los objetivos del estudio de videojuegos

Si tienes experiencia en el desarrollo de juegos, piensa detenidamente en tus objetivos al fundar un estudio, ya que podría no ser la forma de crear el proyecto de sus sueños.

Piensa mucho en lo que significa hacer juegos para ti. Lo que es cierto es que, si quieres hacer juegos, lo más probable es que no quieras tener un estudio. No es por limitarte de este maravilloso sueño, pero hay muchas razones por las que abrir un estudio puede ser más dañino que bueno para ti si tu intención es realmente hacer juegos.

Por ejemplo, al elegir abrir un estudio no puedes crear tu juego, sino que verás a otras personas hacer el juego que querías hacer porque estarás demasiado ocupado(a) dirigiendo un estudio.

Haz tu investigación y estudios, dedícale sus horas, obtén experiencia en la industria y dispón de ese tiempo para desarrollar tus habilidades y red de contactos, para asegurarte de que sabrás que cuando llegue el momento tendrás todo lo que necesitas para convertirlo en un éxito.

Recuerda siempre que en cualquier momento también está bien cambiar y ser flexible con lo que esperas lograr al comienzo del proyecto si una vez que comenzaste te das cuenta de que no es lo que esperabas.

Lección #4: Aprende a decir “no”

Localiza, identifica y resuelve cualquier cosa que amenace con causar caos, no solo en el proyecto sino también en la empresa en general. Decir que no a las cosas puede ser difícil, especialmente cuando las personas están entusiasmadas con algo pero también es la diferencia entre poder hacer algo o simplemente hablar de hacer algo.

Para evitar decir “no” a todo y menguar gradualmente el entusiasmo, te aconsejamos manejarlo de la siguiente manera:

1. Fomenta la exploración

Anima a tu equipo a pensar detenidamente en las ideas antes de presentarlas, especialmente si van a impactar de manera importante el juego. Siempre debes tomar el tiempo necesario para analizar antes de presentar una idea.

  • Pídele a la persona que asuma la responsabilidad de la nueva idea presentando los pros y los contras a los líderes del proyecto.
  • Pregunta qué prioridad se consideraría la nueva idea si siguiera adelante. ¿Es algo que debe cambiarse de inmediato?
  • Cuestionen qué impacto puede tener la nueva idea en otras áreas del proyecto.
  • Calcula los costos en función del cronograma. ¿Implementar esta idea significa que nunca podrán terminar este proyecto a tiempo y, de ser así, significa que hay que eliminar algo más?
  • Mantente abierto(a) a las preocupaciones y ten claro que, si bien es una buena idea, existen varias razones por las que no se puede implementar esta vez.
  • Al tomar una decisión sobre una idea, trata de evitar incluir tus propios prejuicios. Las ideas siempre deben evaluarse con respecto a la salud del proyecto, no debe entrar en juego mucho más.

2. Establece espacios para compartir ideas

Tener reuniones regulares con los líderes del equipo para discutir nuevas ideas y señalar los riesgos, además de tener una reunión semanal del equipo para que todo el estudio esté informado sobre lo que está sucediendo en otras áreas, son algunas de las mejores prácticas que puedes llevar a cabo en tu propio estudio de videojuegos para el éxito de tu empresa.

3. Crea un sistema que calcule el costo de las ideas

Determina un sistema que evalúe, calcule y calcule el costo de las ideas y el tiempo que se necesita para que una idea funcione; esto será de prueba y error. Puede ser una hoja de cálculo que calcule el tiempo de proceso desde el arte conceptual hasta su animación, por ejemplo.

Lo cierto es que todo el mundo es creativo y cualquiera puede tener ideas; comprender esto y que está bien evaluarlas y decir “no” a algunas de ellas es en realidad establecer una actitud realmente saludable antes de comenzar a hacer el juego.

Lección #5: Mantente con una mente abierta a la diversidad

Dentro de tu estudio, podrás dedicarte a los negocios, producción y manejo de recursos humanos, pero este último es el mayor desafío al ejecutar un estudio de juegos. Estar preparado(a) para las singularidades de las personas es esencial.

Lograr el equilibrio adecuado, crear la cultura adecuada, puede hacer o deshacer un estudio de videojuegos. No importa qué tan bien hayas estructurado tu canalización, tu modelo de negocios, qué tan buena sea tu idea de juego, o cuánto te hayas preparado: en todos lados, la gente siempre tendrá peculiaridades en su carácter.

Es bueno reconocer la posibilidad de que no siempre estarán de acuerdo entre los integrantes. Es importante sentirse cómodo(a) sintiéndose incómodo(a) cuando diriges tu propio estudio.

Gran parte de la formación de un equipo es aceptar la “rareza” de otras personas, descubrir qué los motiva, en qué son buenos y por qué disfrutan de algo. Y eso significa que pueden comenzar a planificar con anticipación y descubrir la mejor manera de trabajar unos con otros.

Es importante que construyan un espacio donde se puedan expresar y explorar las incomodidades y desacuerdos, y se pueda descubrir cómo trabajar con los demás y resolverlo. A veces no se puede resolver y la gente se enoja o se va, y eso también está bien, nunca tomarlo como algo personal.

Lección #6: Celebra las pequeñas cosas

Celebrar los hitos, por más triviales que sean, y regocijarse por las pequeñas victorias es absolutamente crucial en los primeros días de tu estudio de desarrollo de videojuegos.

A menudo estamos tan absortos en cumplir plazos, hitos y corregir errores, que nos olvidamos de detenernos y hacer un balance de todo lo que realmente hemos logrado, puesto que es muy fácil dar los logros por sentado. Siempre agradece por las oportunidades de colaborar juntos(as) y aprecia toda la experiencia de simplemente existir como estudio de videojuegos.

Continúa leyendo más sobre Desarrollo de Videojuegos:

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir

Comparte este post con tus amigos!

Comparte
A %d blogueros les gusta esto: